top of page

¿En qué se diferencian la construcción de casas modulares, y las tradicionales?

  • Construcción casas modulares - El método de construcción, las posibilidades para hacerlas a medida, la calidad... Hay varios aspectos en los que se diferencian las casas prefabricadas, las casas de madera, las casas de acero, las casas industrializadas, de las tradicionales.



Hasta hace no demasiado, eran términos de uso muy poco común, salvo en entornos técnicos. Pero, de un tiempo a esta parte (y con una cuota de responsabilidad pandémica muy alta), el interés por las viviendas prefabricadas está creciendo significativamente. Es importante, por tanto, dejar claro en qué las casas prefabricadas, las casas de madera, las casas de acero, las casas industrializadas, de las tradicionales.

En la web del despacho de arquitectura Arrevol publican un artículo en el que, de manera comprensible para todos y todas, exponen las principales desemejanzas.

El método de construcción

La principal de las diferencias entre las casas prefabricadas, las tradicionales y las industrializadas tiene que ver con el método constructivo.

Viviendas tradicionales

El sistema de construcción es el convencional. Prácticamente el 100% de los trabajos se llevan a cabo directamente en el lugar donde se erigirá el edificio o la casa. Hay elementos, como puertas o ventanas, que, obviamente, llegan ya preparados a la zona.

Viviendas prefabricadas

La casa se construye por completo en un lugar distinto al que finalmente será su destino. Puede ser una nave o un taller. Posteriormente se traslada en una o varias piezas. Ya en el sitio, se hace el acondicionamiento del terreno y la cimentación.

Viviendas industrializadas

En este caso, serían un híbrido entre unas y otras. La fabricación se realiza por módulos en una nave. Estos se trasladan a la obra, donde se ensamblan, además de preparar el terreno y realizar la cimentación.


Las posibilidades de personalización

Viviendas tradicionales

Uno de los aspectos en los que más se diferencian las las casas prefabricadas, las casas de madera, las casas de acero, las casas industrializadas, de las tradicionales. es en las posibilidades para su personalización. Las primeras, obviamente, son las que más fácilmente se pueden hacer a medida. Y no sólo en el diseño inicial, sino que también es posible realizar cambios en plena construcción.

Viviendas prefabricadas

Es habitual que, si se opta por una de las casas prefabricadas baratas, se elija uno de los modelos creados por el fabricante, en el que las opciones de variación son mínimas. Sin embargo, cada vez hay más empresas que hacen casas prefabricadas a medida, casas de madera, casas de acero, casas industrializadas,. eso sí, bastante más caras.

Viviendas industrializadas

Al construirse por módulos, hay opción de personalizarlos.


Calidad de la vivienda

Viviendas tradicionales

La teoría dice que las viviendas tradicionales deberían tener la calidad que haya especificado el arquitecto en el proyecto. Sin embargo, en Arrevol alertan de que ni el aparejador ni el arquitecto pueden estar continuamente vigilantes. Por ello, afirman, en las viviendas tradicionales es en las que más complicado es controlar que se cumple lo estipulado.

Viviendas prefabricadas

A diferencia de las anteriores, en las prefabricadas la calidad depende de la empresa. Si esta es de fiar, la casa prefabricada será de buena calidad.

Viviendas industrializadas

Para los expertos, las industrializadas tienen lo mejor de las tradicionales (un proyecto diseñado por un arquitecto) y el respeto por ese proyecto.

Tiempo de construcción

Viviendas tradicionales

Las viviendas tradicionales, como es fácil imaginar, son las que más tardan en construirse, sobre todo, por lo largo del proceso de obtención de la licencia. Cuando ya se ha empezado a construir, es tanto el personal y las empresas implicadas que resulta realmente complicado evitar más dilaciones. Una vez conseguida la licencia, una vivienda tradicional de 150 metros cuadrados puede tardar en construirse 10 a 14 meses.

Viviendas prefabricadas

Las casas prefabricadas son las que menos tardan en construirse. En algunos casos, no hace falta licencia urbanística y, en las ocasiones en las que sí es preceptiva, nada impide ir construyendo la casa en una nave, aunque aún no se haya recibido el permiso. En 2/3 meses estará construida una casa prefabricada de 150 metros cuadrados. Y, en una semana, instalada en su destino.

Viviendas industrializadas

Se tardarán 4 o 6 meses en construir una vivienda industrializada de 150 metros cuadrados. Se necesita licencia, pero, como en las casas prefabricadas, las piezas se pueden ir fabricando. Además, al realizarse por módulos, hay muchas partes que es factible hacer de manera simultánea. Hay que valorar que el perjuicio de las inclemencias meteorológicas que afectan al 100% a la vivienda tradicional, se minimizan a los tiempos en que se ejecuta la obra en destino.

Eficiencia energética y sostenibilidad

Viviendas tradicionales

Como ya se ha comentado anteriormente, la construcción tradicional es en la que más opciones hay de que haya errores. Para los arquitectos de Arrevol, su sostenibilidad y eficiencia energética dependerá, en gran medida, del buen hacer de todos en el proceso.

Viviendas prefabricadas

Afirman que, al no construirse (en la mayoría de los casos) las casas prefabricadas pensando en un lugar concreto de instalación, no tienen un diseño optimizado para el mismo. En este sentido, no pueden competir con las otras dos variables de viviendas. No obstante, suelen ser ecológicas respecto a la gestión y elección de materiales.

Viviendas industrializadas

Si en otras diferencias entre casas prefabricadas, industrializadas y tradicionales había cierta igualdad, en este caso, sostienen en Arrevol, las industrializadas son las claras ganadoras, puesto que el proyecto se realiza pensando en un lugar concreto y las piezas se elaboran en un emplazamiento fijo. Por lo que hay un control continuo de materiales, residuos y hasta de la energía que se consume.

Crea tu proyecto de vida.
Explícanos la casa de tus sueños.

bottom of page